La ergonomía en el automóvil

La ergonomía en el automóvil

La ergonomía en el automóvil

Los diseñadores invierten gran cantidad de dinero, con el objetivo de construir los mandos, de tal manera que los accionamientos se sitúen al alcance de la mano de un pasajero de talla media.

Los accionamientos se agrupan dependiendo de las funciones que activen, dando prioridad a los elementos de seguridad, luego a los de control, después a los de confort y en último lugar a los accesorios.

Se trata de que los accionamientos del vehículo estén al alcance del conductor, para que éste tenga fácil manejo, evitando las distracciones y evitando así situaciones de peligro.

Diseño práctico del volante

El diseño ergonómico del volante y el grupo de pedales es muy importante, puesto que los elementos de mando, señalización e información deben estar al alcance del conductor. Los mandos han de ser suaves en su accionamiento, tener fácil lectura y tener buen acceso. Incorporando sobre el volante un mando que regula las funciones de la radio, que evita que el conductor tenga que desplazar la vista y la mano hacia el mismo.

Asientos ergonómicos

Para una conducción segura y controlada es muy importante la comodidad del asiento. Para conseguirla, los fabricantes aportan soluciones como:

- Control del desplazamiento eléctrico. - Regulación electrónica longitudinal, en altura y lumbar. - Calefacción. - Grado de solidez del cojín. - Nivel de sujeción lateral y lumbar del respaldo, que deben evitar la fatiga.

Acondicionamiento interno

Accidente o no accidente, esta cuestión suele depender únicamente de la rapidez de reacción del conductor. Pero sólo quien dispone de la plenitud de su condición física y mental puede reaccionar rápida y acertadamente a la vez. Es por ello, que al diseñar un vehículo se contempla la buena condición del conductor como un elemento esencial de la seguridad activa.

Un buen automóvil está construido en todos sus detalles de modo que sea posible concentrarse plenamente en el tráfico al ir al volante. El conductor va sentado cómoda y relajadamente, su atención no sufre irritación o descuido por engorrosas búsquedas de los elementos de mando ni por molestias ambientales, como serían un excesivo calor o frío, ruido o molestias por gases de escape, etc. A este acondicionamiento, se añade la mejor visibilidad posible de día y de noche, que protege la vista y los nervios, permitiendo una conducción previsora en el sentido más puro de la palabra y, por tanto, segura.

Para el dominio fiable del vehículo es codecisivo el ir en posición anatómicamente correcta y relajada. A la anatomía se añade la ergonomía: rápido y cómodo acceso a los controles, volante regulable, reposacabezas ajustable, etc. También una climatización agradable del habitáculo representa un factor esencial de la seguridad del conductor.

Así pues, cada día la tecnología va avanzando vertiginosamente en la búsqueda de la seguridad y protección vial de manera de evitar en lo posible los accidentes, aunque también está en nuestras manos ser prudentes a la hora de conducir, ya que ni el mayor y mejor dispositivo creado puede tener el total control sobre nuestra conducción.

Fecha de publicación: Viernes, 20 Junio 2008

Publicidad