Problemas de concentración en los niños cómo ayudarlos

Problemas de concentración en los niños cómo ayudarlos

Problemas de concentración en los niños cómo ayudarlos

La falta de atención en los niños puede corregirse con una serie de técnicas que estimulan el cerebro y enseñan a concentrarse.

Así pues, buena parte del rendimiento escolar o laboral depende de la concentración. La falta de atención en los estudios o en el trabajo desemboca en un rendimiento deficiente que puede corregirse con un aprendizaje adecuado. En este campo concreto, los psicopedagogos aseguran que lo ideal es que desde pequeños los niños se acostumbren a estar concentrados en una tarea durante unos minutos, para que al llegar a la universidad sean capaces de leer y estudiar varias horas seguidas. Para ello, es muy importante ayudarles a crear un ambiente adecuado en el colegio y en casa, así como que padres y profesores les sirvan de modelos y les enseñen las técnicas más adecuadas de concentración.

Falta de atención

¿Cómo conseguir concentrarse en una tarea? Y lo que es peor, ¿cómo mantener el mismo grado de atención durante varias horas? Según explica José Antonio Benavent Oltra, presidente de la Asociación Valenciana de Orientación y Psicopedagogía (AVOP), "la clave está en evitar las circunstancias que someten a la persona a interferencias" ya que, a la hora de hablar de pérdida de concentración, se pueden distinguir diversos elementos que la favorecen.

Las circunstancias personales influyen de manera importante en la falta de concentración. Cuando la persona tiene un problema, resulta difícil mantener la atención en los estudios o en el trabajo y la tendencia es pasar la mayor parte del tiempo "dándole vueltas a ese problema". Así lo confirma el presidente de la Asociación de Psicopedagogía de Euskadi, Ernesto Gutiérrez Crespo, quien explica que, en todo caso, se puede alcanzar un cierto nivel de atención, pero no de concentración.

Según Nieves Pérez, del Gabinete de Psicología Psike, lo que ocurre es que la persona se concentra, pero en su problema, que ocupa toda o la mayor parte de la atención, por lo que reconoce que "para poder centrarse en una actividad se necesita un nivel de activación y cierta motivación". Precisamente, la falta de motivación es otro factor que influye negativamente a la hora de conseguir un grado de concentración adecuado. Esto es lo que ocurre cuando la tarea que se desempeña no es del gusto de quien la realiza o bien es monótona y repetitiva. Por ello, en la medida en que se esté menos motivado, el grado de concentración será menor.

Si desea conocer más sobre el tema, visite las siguientes clasificaciones: Escuelas de Enseñanza Especial, Librerías y Papelerías, libros, Médicos: Psiquiatras y Psicoanalistas, Productos Naturales, Psicólogos, Psicopedagogos, Yoga, Institutos de, de la Guía Educación de Páginas Amarillas Cantv.

Fecha de publicación: Viernes, 20 Junio 2008

Publicidad