El uso de un buen champú, para el cuidado del cabello

El uso de un buen champú, para el cuidado del cabello

El uso de un buen champú, para el cuidado del cabello

El componente de un buen champú que actúe como agente limpiador, debe ser capaz de retirar el exceso de grasa que segregan las glándulas sebáceas del cuero cabelludo, para así mantener la humedad necesaria que necesita todo cabello para lucir saludable.

 

Es importante que cada persona sepa claramente el tipo de cabello que posee, si es graso, mixto, o casposo, pues con ello logrará elegir el champú adecuado a su necesidad. Algunos estilistas pueden llegar a hacer una valoración del tipo de cuero cabelludo que tienen algunas personas, sin embargo, existe un procedimiento llamado diagnóstico capilar, el cual consiste en examinar a través de lupas especiales la cantidad de sebosidad existente en la piel del cabello.

A continuación, sugerimos las siguientes recomendaciones para el logro de un excelente cabello de acuerdo a las siguientes clasificaciones:

  • Para los cabellos teñidos: dado que el cabello ha sido procesado químicamente, es necesario cerrar la cutícula dañada con un champú con fórmulas especiales, que harán recuperar las cualidades y el color aplicado. Se requieren protectores como la semilla de girasol; las bondades de esta semilla, junto con las fórmulas especiales, funcionan como filtro solar ante los rayos del sol.
  • Para los cabellos rizados: la característica de este cabello es seco y opaco. En este caso, se debe buscar un champú que mantenga la definición y nervio del rizo por más tiempo evitando su encrespamiento. Un producto capaz de hidratar y nutrir en profundidad desde el cuero cabelludo. La solución a este tipo de cabello es un champú a base de miel.
  • Para los cabellos finos y débiles: la falta de volumen y cuerpo son los dos grandes problemas del cabello fino o débil, debido al poco grosor de su fibra capilar. El resultado es un cabello escaso en apariencia, quebradizo y poco resistente. La solución más efectiva es un champú a base de trigo.
  • Para los cabellos normales y sanos: se sugiere un champú con ingredientes de algas rojas que permitirá hidratar y regenerar la fibra capilar desde su interior.
  • Para los cabellos blancos, rubios naturales o decolorados: deben evitarse alteraciones de color como reflejos amarillentos o verdosos que ensucian su aspecto. Se recomienda un champú con vitamina B5.
  • Para los cabellos secos o dañados: es necesario reconstruir y reparar el cabello desde el interior, hidratando y nutriendo profundamente. Se requiere de un champú con altos componentes de ceramide, factores naturales de hidratación y aceites esenciales que faciliten el peinado.


Gracias a los diferentes tipos de champú, podemos tener un cabello con vida, saludable, con brillo y con volumen, éstos con sus propiedades, han ayudado a la población a recuperar el mismo y su cuero cabelludo.

Fecha de publicación: Viernes, 20 Junio 2008

¡Comparte el artículo en las redes sociales!

Comentarios Facebook
Publicidad