Historia de la hallaca, plato típico por tradición decembrina

Historia de la hallaca, plato típico por tradición decembrina

Historia de la hallaca, plato típico por tradición decembrina
La hallaca es el alma de la cena navideña y una de las creaciones originales de la cocina venezolana que más placer, satisfacción y orgullo genera entre los venezolanos. Su elaboración, generalmente convertida en encuentro amistoso y familiar, es una verdadera ceremonia participativa en la que se distribuyen tareas a los particpantes (cocinar, amasar, envolver y amarrar).

 

Asociada a los tamales, en su preparación se integran de manera prodigiosa el gran alimento indoamericano, el maíz, uno de los más representativos frutos de uso compartido con el África negra, el plátano, junto a un significativo número de ingredientes provenientes de Europa y el Medio Oriente: las aceitunas, las alcaparras y las pasas.

 

El origen del plato se remonta a los años de la colonización por parte de España, siglo XV y siglo XVI, atribuyéndose en forma legendaria su invención a los esclavos y sirvientes indígenas, quienes recogían los restos de las preparaciones de sus señores para armar un plato heterogéneo que les sirviese de alimento extra a sus comidas habituales.



Cuenta la historia que cuando se estaba construyendo el "Camino de los españoles", vía que comunicaba al Puerto de La Guaira con Caracas, por parte de los indios, principalmente, estos consumían generalmente unos "bollos" o tamales, básicamente de puro maíz, lo cual producía una enfermedad por avitaminosis, llamada pelagra, que contaminaba la población. Por esa causa, se les pidió a las familias caraqueñas que donaran sus sobrantes de las comidas para que los indios los pusieran en sus "bollos", como lo hacían con sus esclavos y siervos y de esta manera, pudieran obtener los nutrientes de nuevos ingredientes además del maíz.



Dice la tradición que en unas Navidades, que los criollos acostumbraban a celebrar con gran pompa y comilonas de todo tipo, el obispo de Caracas enfurecido por estas costumbres, les exhortó a comer como los indios que trabajaban en el "Camino de los Españoles", con hallacas, bollos o tamales rellenos de sobras. Por supuesto, esos criollos temerosos de Dios así lo adoptaron, pero con sus propias recetas de la "multisápida" (otro nombre con el que se denomina a la hallaca), haciéndola al gusto de cada.



El origen de la palabra hallaca proviene de envoltorios, paquetes o bojotes. La misma palabra tamal equivale en México a bulto grande o mal formado, lío, atado, envoltorio, significación que se encuentra hasta en Chile. Su nombre tradicional ha sido también tamal en Venezuela, hasta que modernamente se sustituyó por la palabra indígena de hallaca.



Comerse una hallaca es vivir una tradición, pero elaborarla y convertir ese proceso de confección en el centro de una fiesta anual, es mantener viva el alma navideña de Venezuela.


Si desea conocer información relacionada, visite las siguientes clasificaciones: Supermercados, Abastos y Mercados, Mercados Públicos, Alimentos, Fáfricas de, Cocina, Cursos de, Vegetales y Verduras, de la Guía Gastronomía de Páginas Amarillas Cantv.

Fecha de publicación: Viernes, 20 Junio 2008

Publicidad