Fumigar el hogar para evitar enfermedades

Fumigar el hogar para evitar enfermedades

Fumigar el hogar para evitar enfermedades

La Fumigación, es un método que se utiliza para el control de alimañas que rodean un área determinada con el uso de productos especiales, los cuales exterminan, controlan o eliminan la reproducción de especies dañinas para la salud de los integrantes de una vivienda o un área especifica.

Es técnica verdaderamente amplia porque se usa tanto en el campo, en la industria, en el hogar y en la oficina.

En este caso solo hablaremos de la técnica doméstica que es la más necesaria en estos tiempos motivado a la presencia de roedores, rastreros y voladores que producen efectos contaminantes a nuestro ambiente y a las casas o apartamentos.

Fumigar en el hogar es necesario siempre para eliminar la presencia de ciertas "alimañas" o "invitados indeseados" que puedan afectar al entorno familiar en materia de salud. Uno de los puntos más importantes que hay que tomar en cuenta a la hora de fumigar es consultar con especialistas los tipos de productos a utilizar hay desde gel hasta polvos instantáneos sin olor que evitan la intoxicación o los fuertes olores en el ambiente.

Esto se debe en parte a que existen las conocidas "intoxicaciones psicológicas o emotivas", en las que las personas "empiezan a toser sin razón aparente pues están convencidos que la desinfección los afectó".

Antes de fumigar se recomiendan diversas acciones para evitar trastornos o leves intoxicaciones producto del uso de los productos en la desinfección de las áreas tratadas.

Como primer aspecto a considerar es recomendable que los bebés, mujeres embarazadas, alérgicos o asmáticos permanezcan lo más lejos del hogar que sea posible en el momento de fumigar.

Todas las mascotas de igual forma deben ser retiradas del área a fumigar.

El área a trabajar debe estar completamente limpia para que el producto que se aplique pueda tener más efecto, se dice que en lugares donde existe nidos de alimañas es más lento el exterminio, motivado a que estas crean capas de supervivencia a estos productos, para ello si es muy complicado el aseo preliminar del área, la fumigación en estos espacios debe ser más intensa con equipos especializados, este caso aplica más a lugares industriales o de alta producción alimenticia como supermercados, restaurantes o mercados populares.

Toda la comida debe guardarse en bolsas cerradas y lejos del área de aplicación del producto, la cocina, es el lugar más habitual donde se reproducen rastreros y algunas veces roedores, recomendándose en si vaciar todos los estantes y gabinetes para así lograr la mayor aplicación y provecho del efecto desinfectante del producto.

Los utensilios después de la sección de fumigación deben ser lavados con agua caliente y un buen jabón para eliminar los residuos químicos dentro de estos.

Se recomienda que en los hogares siempre se mantenga el cuidado respectivo con el aseo, evitando así la reproducción de alimañas, manteniendo de igual forma cerrados y protegidos con mallas los lugares abiertos en donde puedan incursionar roedores, rastreros y formen crías de las diferentes especies.

Si se trata de plagas la mejor solución es evitar las aguas empozadas, estancadas o basura, para poder así tener un ambiente libre de insectos.En si la fumigación del hogar es recomendable al menos una vez al año, para así mantener el ambiente libre de enfermedades y completamente saludable e higienizado.

 

Fecha de publicación: Viernes, 20 Junio 2008

¡Comparte el artículo en las redes sociales!

Comentarios Facebook
Publicidad