La industria textil en Venezuela

La industria textil en Venezuela

La industria textil en Venezuela

La industria textil en Venezuela es el conjunto de actividades económicas relacionadas con la producción de fibras, hilos, telas y vestidos.

La industria textilera es el más típico exponente de una producción ligera y maniobrera orientada al consumo; dos ramas la constituyen: la de fibra natural, de origen vegetal o animal, y la química que comprenden las fibras artificiales.

La producción textil es pionera de la revolución industrial, desarrollándose las fibras artificiales al finalizar el siglo XIX, creciendo muy rápidamente a partir de entonces y planteando una fuerte competencia con las fibras tradicionales. Esta evolución ha convertido al sector en algo muy complejo técnica y económicamente, conviviendo situaciones de crisis y expansión.

La industria textil tiene un peso muy importante en la economía mundial, pues los vestidos son bienes de primera necesidad y de consumo masivo como el alimento, pero también pueden ser bienes de lujo de alto valor agregado.

Un problema estructural del sector textil venezolano específicamente, es su baja orientación competitiva y su mínima integración a la cadena textil-confección. Texturas y colores que poco tienen que ver con las tendencias mundiales de la moda y poca receptividad para percibir señales correctivas del entorno, han hecho que las empresas textiles venezolanas pierdan presencia y respetabilidad frente a sus consumidores directos, constituidos mayoritariamente por medianas y pequeñas industrias con las que, a pesar de largos años de relación, no han logrado resolver problemas de montos mínimos de compras de insumos y tiempos de despacho.

La industria textilera se ha visto debilitada debido a la penetración de importaciones legales e ilegales de piezas de vestir al mercado venezolano, dejando en desventaja a la producción nacional. Sin embargo, durante 2007 ésta tuvo un repunte de 15% en la producción, por lo que el sector de la confección tiene 35% de penetración en el mercado, con respecto al 20% que tenía en 2006, y lamentablemente, la piratería y las importaciones legales copan 65% de la plaza comercial.

Finalmente, la producción textil moderna requiere de alta inversión en maquinaria y automatización, personal calificado e información sobre mercados y modas, para mejorar su rendimiento, calidad y expansión.

Si desea conocer más sobre el tema, visite los siguientes establecimientos Tiendas por Departamentos, Textileras, y no olvides entrar a las siguientes categorías Hilos, Tejidos, Telas, Textiles, Procesamiento de Fibras, de la Guía Industria de Páginas Amarillas Cantv.

Fecha de publicación: Viernes, 20 Junio 2008

¡Comparte el artículo en las redes sociales!

Comentarios Facebook
Publicidad