La importancia de las hormonas en el proceso de la memoria

La importancia de las hormonas en el proceso de la memoria

La importancia de las hormonas en el proceso de la memoria

Ayudando o perjudicando, las hormonas juegan un rol clave en el proceso de la memoria. En esta nota, explicaremos cuáles son las más beneficiosas, y qué se podría hacer para restituir la carencia de las mismas, que suele suceder con el paso de los años.

Las hormonas que produce nuestro organismo pueden ser beneficiosas o perjudiciales para la memoria, dependiendo de su tipo. Entre las primeras, se cuentan, por ejemplo, las "hormonas antienvejecimiento", las cuales, entre muchas otras ventajas, mejoran el proceso global de la memoria.

En tanto, otras actúan negativamente sobre nuestra capacidad de memorizar nombres y conceptos, como por ejemplo, el exceso de glucocorticoides, que se suele dar cuando la persona experimenta repetidas situaciones de tensión y estrés. El exceso de este tipo de hormonas, podría llegar a dañar con el tiempo al hipocampo, un centro cerebral fundamental en todo el proceso de la memoria.

Es por esta causa, que es muy importante señalar que si sufrimos problemas de memoria, debemos consultar al médico para que éste evalúe la necesidad de realizar mediciones de hormonas, lo cual no demanda más que un simple análisis de sangre. En el caso de que las cifras de algunas de las hormonas beneficiosas sean bajas, podríamos efectuar una terapia de reemplazo hormonal, que las restituya a sus niveles ideales. Para combatir a las perjudiciales, también podremos tomar alguno de los varios medicamentos de última generación, los cuales han dado muy buenos resultados en la mayoría de los casos.

A continuación, mostraremos cuáles son las cuatro hormonas que inciden principalmente en la buena memoria de los seres humanos. ß Hormona de crecimiento: gracias a ella, se produce el crecimiento de los tejidos del organismo, aumentando además el volumen de las células y favoreciéndose su reproducción, lo que ayuda a suplir el deterioro que el cuerpo sufre con el paso del tiempo.

DHEA: mejora significativamente la memoria, pero además, entre sus varios efectos positivos, refuerza todo el sistema inmunológico, aumenta la distribución de grasa corporal, sirve como antioxidante, e incrementa el deseo y la actividad sexual. El punto máximo de esta hormona es alrededor de los 20 años. Luego, empieza a disminuir en un 2% de forma anual, y a los 80 años sólo se tiene entre un 10% y 15% de los valores de los 20 años.

Melatonina: mejora la memoria gracias a su acción para conciliar el sueño, hace que el mismo se adapte a otros ámbitos y climas, y aliviar y proteger a todo el organismo de los efectos negativos del estrés. Además, estimula las defensas, y lo protege de enfermedades cardíacas y degenerativas.

Pregnenolona: esta hormona es muy importante para estimular la claridad de pensamiento, el cálculo, la memoria, y la habilidad creativa. Sin embargo, el organismo produce hasta un 60% menos de esta hormona a los 75 años, en comparación con la edad de 35 años, lo cual debilita las capacidades anteriormente mencionadas.

Fecha de publicación: Viernes, 20 Junio 2008

Publicidad