Sanare, jardín del estado Lara

Sanare, jardín del estado Lara

Sanare, jardín del estado Lara

Sanare con una población de 22.761 habitantes, es un rincón del turismo en Venezuela, un auténtico lugar de románticos saucedales y portal de entrada y salida de los andes venezolanos. Sanare tiene muchas cosas bellas para admirar, deleitarse, distraerse, divertirse y para gozar de un descanso perdurable y un sano entretenimiento, durante su estadía puede conocer la técnica de la siembra y beneficio del café, la siembra y la cosecha de la papa, la técnica del trabajo del barro y la arcilla para producir loza y desde luego este magnífico poblado le da la facilidad para visitar muchos sitios de paisajística y elementos naturales dignos de conocer entre ellos el Parque Nacional Yacambú.

Si visitamos el área central de Sanare, en primer lugar nos encontramos con la iglesia Santa Ana, en donde se puede conocer sus altares de finas maderas, sus imágenes, el retablo de Santa Ana que data de la fundación del poblado, el retablo de Los Zaragoza de Sanare y sobre todo la reliquia de la Virgen de Coromoto con su custodia, la única en Venezuela.

La Plaza Bolívar tiene un busto del Libertador de una antigüedad centenaria. Frente al templo está el Monumento a los Símbolos Patrios y el Anfiteatro para el Folklore y la Cultura "Simón Bolívar". Siguiendo en dirección norte por la calle Miranda llegamos a la escuela de música "Daniel Ortiz", construida especialmente para la pedagogía musical y en su interior existe un bello piano de cola.

Tomando la calle José Elías Silva o Páez en dirección oeste, llegaremos a la calle Lara donde está ubicado el Parque de Recreación "Andrés Eloy Blanco", la Casa de la Cultura "José Nemesio Godoy" y la guardería "Tony Bustamante". Además en Sanare puede visitar diversos talleres de cerámica y piedra tallada.

No deje de visitar el barrio turístico el cerrito, el cual tiene su origen en la remodelación de un barrio con su arquitectura colonial; se llega hasta el mismo, partiendo desde la Plaza Bolívar en dirección suroeste, bien sea por la calle Sucre o Providencia. En este sector están las posadas turísticas "El Cerrito" y la "Casa La Providencia", esta última digna de visitar para conocer su venta de cerámica, museo, cuarto del misterio, la bella jardinería con sus frutales y la encantadora naciente de agua.

Siguiendo con el recorrido por este majestuoso poblado, se recomienda la visita al volcán o fumarola de Sanare, atractivo situado al noreste de la población y hasta él se llega, dirigiéndose en vehículo vía el estadio.

Dentro del recorrido no puede faltar un chapuzón en el balneario quebrada de Guaja el cual se le llega partiendo desde la plaza Bolívar en dirección este, por la calle la Fe y pasando por los cospes y la otra banda, vía rancho grande, luego de pasar estos lugares se llega al delicioso balneario, que ofrece kioscos, parrilleros y un paraje de tranquilidad para el sano descanso y diversión. El sitio está aproximadamente a un kilómetro de distancia desde Sanare.

Pero lo más sorprendente está por llegar y es saliendo de Sanare por la vía que conduce al Tocuyo, desviándose en Los Tubones, llegamos Los Sauces, desde allí nos dirigimos por la vía Mortero hacia el Parque Nacional Yacambú. Durante el trayecto podemos hacer un alto en el Bosquecito Municipal, después nos desviamos unos minutos en la encrucijada hacia el sur, llegando al Páramo de "La Angostura" o paso de aves migratorias (pero el camino es algo largo), y si queremos continuar la misma vía llegaremos a San Carlos, Caspo-Caspito, donde podremos disfrutar de unos frescos y deliciosos balnearios; pero si queremos descubrir más del exótico paisaje se recomienda llegar hasta El Blanquito, se devuelven después de la capilla de La Angostura a la Encrucijada y desde allí siguen dirección noreste. A pocos kilómetros se llegará al Alto del Viento o casa de Tablas, paraje que le dejará bellos recuerdos, donde se tendrá que decidir si se adentrará a la cima del Cielo o continuamos vía para llegar a El Blanquito. La cima del cielo es un bello paraje a nueve kilómetros de Sanare, aquí se puede disfrutar de las bellezas naturales, gozar con un bello espectáculo, admirar representaciones folklóricas de este municipio y degustar un excelente plato gastronómico de la región .

En El Blanquito existe un delicioso hospedaje para temporaditas, allí también existen balnearios, parrilleras y se tiene la oportunidad de admirar la laguna con sus patos, pavitas y otras aves silvestres, con características plenarias. Si continuamos en la  vía principal podremos llegar a la obra principal del Sistema Hidráulico Yacambú-Quíbor, donde está la represa sobre el río Yacambú y desde donde se construye un túnel hasta el Valle de Quíbor con una cobertura básica de 1270 mts. Por donde traspasarán las aguas embalsadas a razón de 10,4 m3 por segundo desde la cuenca del río Yacambú al valle de Quíbor.

Sanare es famoso en el mundo porque cada 28 de diciembre, disfrazados con la imaginación del pueblo, Las Zaragozas bailan a los niños en promesas por la salud y como festividad que celebran los Santos Inocentes. El 13 de junio, cantores y bailadores de Tamunangue ofrecen homenaje a San Antonio.

En los alrededores de la Plaza se consiguen posadas como en los viejos tiempos, y modestos restaurantes con menús criollos.

La dulcería de este municipio tiene muchos y buenos productores para disfrutar en grande.

Sanare es tierra de campesinos que labran la tierra, allí se siembran papas, cebollas, café, como testimonio de la diaria labor de su gente, que tiene sabiduría autodidacta y muchos debemos aprender de las experiencias de los habitantes de Yay, Sabana Grande, Palo Verde Bojo y Monte Carmelo.

Y antes de regresar a su casa en cualquier parte de Venezuela busque al cuentacuentos " El Caimán de Sanare", cuya imaginación se desborda en su lenguaje campesino salpicado con chimó.

Visite este paisaje y disfrute de las bellezas naturales que le brinda Venezuela en cada paraje nacional.

 

Fecha de publicación: Viernes, 20 Junio 2008

Publicidad