Anaconda, la serpiente más grande del mundo

Anaconda, la serpiente más grande del mundo

Anaconda, la serpiente más grande del mundo
De la familia de las boas, es una especie endémica de Suramérica, cuyo hábitat se centra principalmente en las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco.

Se han llegado a observar hembras de hasta 10 metros de longitud y 40 centímetros de circunferencia, cuyo peso se estima en 250 kilos. Su color es verde oscuro, con marcas ovales negras y ocres a los lados. El vientre es mas claro y al final de la cola muestra diseños en amarillo y negro que varían en cada ejemplar.

La anaconda verde es endémica de Sudamérica. Habita las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco, además de otros enclaves en Brasil, Bolivia, Colombia, Guyana, Perú, Venezuela y Trinidad.

Aunque también se siente a gusto en los árboles, prefiere las aguas tranquilas y es hábil nadadora. Pasa largos periodos sumergida, por eso las narinas y los ojos están en una posición elevada que mantiene fuera del agua, facilitando la respiración y la percepción de sus presas que suelen ser animales que se acercan a beber. Con sus fuertes mandíbulas los sujeta y enrosca su cuerpo oprimiéndolos hasta sofocarlos. Luego los engulle enteros con su cuerpo ancho y musculoso.

La digestión de una presa grande (tapires, ciervos y hasta caimanes) puede demorar varias semanas, durante las cuales la serpiente se encuentra casi inactiva. También caza pequeños roedores, reptiles menores, aves y eventualmente a ejemplares machos de su propia especie, significativamente menores en tamaño.

El apareamiento de la anaconda se produce entre abril y mayo. La gestación dura unos seis meses. Después de este período la hembra pone huevos sin recubrimiento calcáreo, que eclosionan inmediatamente. Pueden llegar al centenar de huevos, pero la mayoría de las veces nacen sólo unas pocas docenas. Las crías miden unos 50 centímetros de largo y crecen rápidamente durante sus dos primeros años. Rara vez superan los 15 años de vida.

La anaconda no tiene particular valor comercial (ocasionalmente se utiliza su piel para la marroquinería), así que la principal amenaza para su conservación es la destrucción de su hábitat.
 
Fecha de publicación: Viernes, 07 Enero 2011

Publicidad