Técnica para leer rápido y comprender

Técnica para leer rápido y comprender

Técnica para leer rápido y comprender

En la actualidad vivimos un ritmo de vida muy acelerado, con muchas ocupaciones y mucha información para leer, y parece que el tiempo no alcanza. Para quienes estudian, les gusta la lectura o sus ocupaciones demandan mucho que leer, la solución es mejorar el tiempo de lectura.

Hay que tomar en cuenta que leer y estudiar son cosas diferentes, el leer es interpretar lo escrito, a diferencia de estudiar, que es ejercitar el entendimiento para alcanzar o comprender algo.

A continuación te damos unos consejos para que adquieras la técnica adecuada de lectura veloz y puedas retener todo lo que leas.

Tips para leer más rápido y comprender la lectura

  • Ante todo, escoge un lugar tranquilo a la hora de leer. Hacerlo en la sala de tu casa mientras está  prendido el televisor, por ejemplo, puede restarte mucha concentración. Las pequeñas distracciones hacen que tengas interrupciones y que pierdas el hilo por momentos.
  • Intenta de forma consciente estar concentrado al 100% en la lectura y evitar releer, verás como ganas muchísimo más tiempo y por consiguiente leerás más rápido.
  • Reduce el tiempo que tus ojos pasan en cada línea. No tienes que leer de una sola pasada. El truco se basa en hacer pequeños saltos dentro de cada línea. Cada salto son como pequeñas fotografías que captan el máximo contenido en el mínimo tiempo posible. Estos saltos pueden durar de un cuarto de segundo a medio segundo, y son la clave de la lectura rápida.
  • Otro consejo consiste en no leer las frases palabra por palabra. Se trata de hacer pequeños saltos con la vista al leer las frases y agrupar mentalmente pequeños grupos de entre 2 y 3 ó 4 palabras. Este ejercicio puede ser difícil de llevar a cabo, pero la práctica lo hará más sencillo.
  • Deja el hábito de volver a leer lo que acabas de leer. Gastar el tiempo en leer una y otra vez algo que ya se ha leído hace que pierdas  tiempo de lectura. La principal razón es que pensamos en otras cosas mientras leemos y eso se debe a leer demasiado despacio.
  • Entrena a tus ojos para usar la visión periférica horizontal y para aumentar la cantidad de palabras que se ven por salto. Sin entrenamiento la visión predominante es la visión central que reduce en un 50% el número de palabras que pueden leerse en cada salto visual.
  • Evita la vocalización de las palabras o el movimiento de los labios. Esto le resta velocidad a tu lectura.

La lectura rápida solo es posible cuando estamos muy familiarizados con el lenguaje y su contenido. A medida que leas más, aumentará tu vocabulario y facilitará la comprensión, haciendo que cada vez leas más rápido.


Fecha de publicación: Miércoles, 05 Noviembre 2014

¡Comparte el artículo en las redes sociales!

Publicidad